Mater durante la cuarentena. Capítulo XVII.

  • 21/05/20 10:00
  • Autor
  •   APIMA Notícies propies Atenció Primerenca Centre Mater Es Convent Granja Escola Sa Cabaneta Mater Costitx Mater Inca Mater Sineu Piscina Esporles Puig de Santa Magdalena Ses Oliveres Atenció a les famílies Atenció primerenca Centre de dia Centre ocupacional Club esportiu Educació Formació i inserció laboral Fundació tutelar Llar Organització Atenció, prevenció i promoció de l’autonomia personal Residència Voluntariat Esdeveniment Notícia

Mater durante la cuarentena. Capítulo XVII

Miki: “Todos nos hemos sorprendido de cómo nos hemos podido adaptar y reinventar hasta en la fisioterapia”.

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Miki, Pilar, Joan, Margarita, Ricardo y Toni son el equipo de Fisioterapeutas

“Llevo más de 25 años trabajando en Mater como fisioterapeuta. Mi trabajo es manual, ¿Qué voy a hacer yo si no puedo utilizar mis manos, si no puedo acercarme a los niños?”, reflexionaba Pilar, fisioterapeuta de Mater, cuando se inició el confinamiento. Un pensamiento compartido por sus otros 5 compañeros de profesión en la entidad. Los primeros días tuvieron que salir de su zona de confort para explorar nuevas metodologías de trabajo: “Salir de mi rutina de trabajo y explorar nuevas ideas para cumplir con las necesidades de los usuarios en base a las limitaciones por confinamiento está siendo una experiencia compleja pero a la vez enriquecedora y motivadora”, sentencia Ricardo, a lo que su compañera Miki, añade: “Todos nos hemos sorprendido de cómo nos hemos podido adaptar y reinventar hasta en la fisioterapia”.

 

FISIOTERAPIA EN EL CONFINAMIENTO

A lo largo de los días, los fisioterapeutas han podido adaptarse a las circunstancias de los chicos y chicas a los que atienden, circunstancias muy diversas en las que han buscado la mejor forma de atenderlos para que todos puedan ejercitarse.

 

Margarita explica que su trabajo, ahora, consiste en “Acompañar a las familias básicamente a través de llamadas, videollamadas y vídeos. Estas han sido las herramientas que me ha permitido acercarme a ellos”. En estas llamadas a las familias los profesionales comparten las pautas en un formato muy visual. “En Mater pudimos conseguir una herramienta que emplean los fisioterapeutas en Sanidad. Gracias a ella hemos podido crear pautas visuales y hacerlas llegas a los usuarios y familias. Los ejercicios se entienden mejor cuando entran por los ojos y así es más fácil para las familias llevarlos a cabo”, explica Joan. “A su vez, estar en contacto a través de emails o llamadas permite solucionar dudas o adaptar más los ejercicios a las circunstancias de cada uno”, añade. “El siguiente paso ha sido montar un plan de videollamadas con las familias y los chicos para hacer sesiones de fisioterapia dirigidas y llevar a cabo un seguimiento en vivo”, nos cuenta, una iniciativa que inicialmente le generó dudas y que después ha valorado muy positivamente: “Me he equivocado para bien. Ver a los chicos trabajar a diario y confirmar mediante cada videollamada que están trabajando mejor de lo esperado habla por sí mismo y satisface mucho”.

Una sesión de fisioterapia por videollamada.

 

 

La cinta, en una de las viviendas.

No solo las personas confinadas en sus viviendas familiares necesitaban atención por parte del equipo de fisioterapeutas, los chicos y chicas de los Servivios Residenciales, ya sea desde en sus viviendas o en la residencia, requerían poder mover su cuerpo. En este sentido se pronuncian Joan y Toni. “He tenido la suerte de poder reincorporarme a Mater hace unas semanas y poder estar con los chicos”, explica Toni. “Trabajando con ellos es donde estoy más cómodo y ya les echaba de menos, creo que alguno de ellos a mí también… Confío en que poco a poco todos puedan volver ya que será buena señal y una alegría para todos”, agrega.

Joan, por su parte, explica que, en cuanto se pudo, hicieron llegar cintas de caminar, elípticas o bicicletas estáticas a cada una de las viviendas supervisadas. “Gracias a los compañeros desplazados a los pisos y el constante feedback nos consta que está funcionando muy bien”, valora Joan.

 

Al cabo de unas semanas Joan tuvo luz verde para desplazarse un par de días por semana a una de las viviendas supervisadas: “Cada vez que voy es una fiesta… hacemos fisioterapia, montamos mucho jaleo, mucha broma y risas para sacar entre todos un circuito de ejercicios”, explica. Y, desde principios de mayo, fecha desde la que están permitidos los paseos, salen por el barrio: “Bienvenida sea la brisa y el solazo a pesar de las mascarillas”, asegura.

“La reacción de las familias por nuestra aportación fue muy positiva y están súper contentos con todo lo que hacemos entre todos y todas”, valora Miki.

 

Un instante de los circuitos de ejercicios que se practican en las viviendas

LAS CLAVES DEL CAMBIO

Pilar explica que algo cambió en ella y de la noche a la mañana decidió que había llegado la hora de reinventarse: “Nuestro objetivo y nuestra razón de ser es la de ayudar a mejorar la calidad de vida de nuestros chicos y eso tiene que estar por encima de todo, por encima incluso de cualquier pandemia”, relata.

La receta de este brusco cambio nos la desvela Ricardo: “El trabajo de equipo y de coordinación está siendo una fortaleza para lograrlo. Ante esta situación de alarma y cambios bruscos hemos sido prácticos a la hora de gestionar nuevas ideas, partiendo desde cero y sin haber tenido ninguna experiencia anterior o procedimiento previo establecido en caso de confinamiento. La participación activa, comunicación y cohesión de los grupos de trabajo, tanto entre el equipo técnico como entre el equipo de fisioterapeutas está siendo una buena metodología de trabajo para dar servicio a las necesidades de usuarios y familias”.

¿CÓMO HA VIVIDO ESTE CAMBIO EL EQUIPO DE FISIOTERAPEUTAS?

Miki no duda ni un momento: “La relación con los compañeros ha sido muy intensa y fabulosa”, explica, a lo que añade que la experiencia ha sido muy interesante y gratificante “pero nunca más queremos repetirla. Aunque se ha podido trabajar de esta manera… NO es la nuestra. A nosotros nos hace falta palpar, tocar y estar cerca de nuestros chicos”.

Pilar está de acuerdo con las palabras de Miki y añade: “A nivel personal estoy contenta por haber asumido el reto de la reinvención y haberlo superado, pero lo cierto que es que echo mucho de menos el contacto con mis niños y estoy deseando verlos de nuevo y volver a la normalidad”.

“En conjunto están siendo, por decirlo de alguna forma, unos días diferentes… Sin duda nos han sacado de la zona de confort, han dado pie a creatividad e imaginación y nos han aportado alternativas para seguir trabajando y haciendo fisioterapia cuando las circunstancias no son las ideales… Que no es poco”, sentencia Joan, a lo que Margarita, añade: “Mi experiencia ha sido constatar que, aunque a todos nos ha pillado por sorpresa, hay muchas cosas que no se improvisan. Por ejemplo, la responsabilidad y el amor”.

 

“Han sido meses muy duros para todos”, recuerda Toni, “Particularmente mi horario de fisio tendrá unos huecos muy difíciles de llenar”, prosigue, “Pero todo lo que nos hemos reído juntos… ¡Creedme que ha sido mucho! es con lo que me quedo, así que en cuanto uno pueda… ¡¡¡A reírse!!!”

Ricardo, por su parte, ya mira hacia el futuro, un futuro en el que quiere estar preparado: “Será muy interesante crear un plan de actuación especial para una intervención específica en caso de confinamiento”.

Ejemplo de las sesiones visuales que entregan a las familias.

El equipo de fisioterapeutas al completo no quiere finalizar sin unas palabras de apoyo y agradecimiento para todas las personas de atención directa y las que la facilitan: “Han sido, son y serán la figura más importante en el día a día de los chicos”.